Greening | Noticias

¿Cómo funcionan las plantas fotovoltaicas?

Hoy os explicamos el desarrollo, tipos y componentes de las centrales o plantas fotovoltaicas. La división de Utility Scale de Greening-e está especializada en esta línea de negocio.

Las centrales solares o plantas fotovoltaicas es un conjunto de instalaciones destinadas al suministro de energía eléctrica a la red; por medio de sistemas fotovoltaicos. Su función es captar y transformar la energía solar en electricidad.

En Greening-e contamos con un equipo especializado en el diseño, construcción y desarrollo de este tipo de instalaciones, ejecutando todo el proceso desde la gestión de expedientes, pasando por la construcción, hasta el posterior mantenimiento de la planta fotovoltaica. Nuestra compañía cuenta con la experiencia de haber desarrollado hasta la fecha más de 217 MWp en centrales fotovoltaicas.

Cuando nos referimos a una planta fotovoltaica, son todos aquellos elementos que la conforma para poder conseguir el objetivo final que en este caso es generar electricidad de forma continua y limpia para un lugar determinado. Para lograrlo, debe realizar una serie de transformaciones, desde que se capta la luz solar hasta que se vierte la energía generada en la red.

Existen dos tipos de plantas fotovoltaicas, las conectadas a la red y las no conectadas.

Conectadas

Dentro de las plantas fotovoltaicas conectadas a la red eléctrica podemos diferenciar entre:

  • Central fotovoltaica, en la que toda la energía producida se vuelca en la red eléctrica.
  • Generador para Autoconsumo, en la cual parte de la energía es utilizada por el productor de esta energía y parte es volcada en la red eléctrica.

No conectadas

Este tipo de centrales suelen estar en lugares agrícolas o apartadas y su uso es mayoritariamente el bombeo de sistemas de riego o la iluminación.

Funcionamiento de las plantas fotovoltaicas

Componentes

Los paneles fotovoltaicos. Estos componentes están compuestos a su vez por células fotovoltaicas. Estas, son las encargadas de coger la energía solar y transformarla a través del efecto fotovoltaico en energía eléctrica.

El cableado de corriente continua. Se encarga de transportar la corriente que captan los paneles hasta donde se almacenan y de estos mismos hacia los inversores. Este cableado se compone de un cable para el polo positivo y otro para el negativo.

Armario de corriente continua. Se encarga de recibir y almacenar la electricidad que generan los paneles y que viaja a través del cableado de corriente continua. Estos armarios tienen que tener integrados unos elementos de seguridad eléctrica, ante cualquier incidente que pueda poner en peligro la instalación como pueden ser los fusibles o los protectores de sobretensión.

Inversor fotovoltaico. Se encarga de la conversión de corriente continua en corriente alterna que es la que nosotros utilizamos para el consumo habitual.

Líneas de transporte. Se componen del cableado que permite transladar la electricidad hasta el lugar de consumo.

Estación meteorológica. Recaban información de las condiciones ambientales próximas a la planta, como la humedad, el viento o la temperatura.

Sistema de supervisión. Se encarga de recabar los datos de la central y gracias a este sabemos en cada momento si todo funciona o no correctamente.

Noticias Greening-e relacionadas: